domingo, 15 de octubre de 2017

'Planeta nueve': científicos hablan de un inmenso cuerpo celeste en el sistema solar



El sistema solar podría contar con un planeta más: sería un inmenso cuerpo celeste con una masa 10 veces superior que la de la Tierra, según se desprende de un comunicado de prensa de la NASA.

Varias pistas indican que este hipotético gigante —apodado el 'Planeta nueve'— está tan lejos que hay poca luz solar en su superficie. Se encuentra, según creen los científicos, 20 veces más lejos que Neptuno del Sol.

Aunque los investigadores de la NASA no han logrado captar al planeta con sus potentes telescopios, su presencia se hace notar, ya que hace inclinar las órbitas de los cuerpos celestes en el sistema solar.

En concreto, los científicos han observado que las órbitas de seis objetos en el distante cinturón de Kuiper tienen la misma inclinación, de unos 30º, en comparación con la forma en que los planetas orbitan el Sol. Esta conducta apunta a que puede haber un cuerpo celeste de gran tamaño que ejerce una fuerza gravitacional sobre ellos.

Konstantín Batyguin, astrofísico planetario del Instituto Tecnológico de California en Pasadena (EE.UU.), ha afirmado que "ahora hay cinco líneas diferentes de evidencia observacional que apuntan a la existencia del 'Planeta nueve'". "Si uno quita esta explicación e imagina que el 'Planeta nueve' no existe, entonces genera más problemas de los que soluciona", ha constatado.

Un hacker argentino descubre cómo usar un disco duro convencional para grabar sonidos del entorno



El investigador Alfredo Ortega ha revelado en una conferencia de seguridad en Argentina cómo usar un disco duro mecánico para captar sonidos cercanos. Su ingeniosa técnica convierte el mecanismo de protección del disco duro contra las vibraciones del entorno en un rudimentario micrófono espía.

“Todavía no es lo bastante preciso para grabar conversaciones —explicó Ortega al blog Bleeping Computer—, pero hay investigadores que pueden recuperar datos de voz a partir de señales de muy baja calidad mediante el reconocimiento de patrones, por lo que no descartaría que se vaya a poder hacer en un futuro”.

El método de Ortega se basa en el diseño de los discos duros. Por diseño, no se puede leer ni escribir información en un disco duro cuando este se mueve por las vibraciones del entorno, y los sonidos son precisamente ondas mecánicas que hacen vibrar los platos del periférico. Un disco duro convencional espera a que las oscilaciones se detengan para empezar a realizar cualquier operación.

Bien, aquí está el truco. Ortega se dio cuenta de que los sistemas operativos modernos vienes con herramientas que miden con precisión de nanosegundos las operaciones del disco duro, y por lo tanto pueden revelar en detalle los retrasos de estas operaciones. Cuanto más largos son estos retrasos, más fuertes serán los sonidos o las vibraciones que los causan. Así es como consiguió reconstruir las ondas de sonido captadas por los platos de su disco duro.

Como advertía el propio Ortega, el resultado no es muy preciso (de hecho es bastante rudimentario), pero el investigador sacó una segunda conclusión de su investigación: un sonido que coincida con la frecuencia de resonancia del disco duro pueden usarse a modo de “ataque de denegación de servicio” para que este deje de responder a los comandos del sistema operativo. La frecuencia depende del tamaño del disco y de dónde esté montado. Ortega descubrió que un tono continuo de 130 Hz hacía que su disco duro dejara de responder: el kernel de Linux lo desconectó por completo después de 120 segundos.

Encuentran la palabra “Allah” tejida en la ropa de vikingos del siglo IX y X



Suecia se preparaba para la exposición Viking Couture en el Museo Enköping. Para ello acudieron a un antiguo almacén donde guardaban cuidadosamente prendas de la edad vikinga desde hace más de 100 años. La sorpresa fue mayúscula: la ropa llevada tejida las palabras “Ali” y “Allah”.


Tal y como han explicado a los medios, se trataba de antiguas prendas funerarias tejidas con los típicos patrones vikingos. Lo sorprendente fue encontrar unas escrituras geométricas cúficas (escritura arábiga antigua) que significaban “Ali” y “Allah”, ambas tejidas en hilo de plata sobre seda.

El hallazgo es histórico, ya que es la primera vez que aparecen en las vestimentas en algún período antiguo de la historia en Escandinavia, marcando así un importante descubrimiento arqueológico. Las escrituras se encontraron en al menos 10 prendas de vestir de seda, y según explica la arqueóloga A. Larsson:

Estamos ante un descubrimiento muy importante porque nos dice que no podemos ver este período histórico como” típicamente nórdico”. Nos muestra que los vikingos estuvieron en estrecho contacto con otras culturas, incluso con el mundo islámico.



Esta última parte no es nueva. De hecho, la evidencia de una conexión entre los vikingos y el mundo musulmán ha venido aumentando desde hace varios años. En el 2009 se descubrió que las espadas vikingas usaban técnicas de metales árabes, probablemente transferidas a través de la ruta comercial del Volga.

Un año antes, en el 2008, se descubrió un tesoro de monedas árabes de la edad vikinga en Suecia, y hace sólo dos años, se descubrió que un anillo encontrado en una tumba de una mujer del siglo IX en Birka (Suecia) tenía “Alá” inscrito en árabe. Incluso la seda persa también se ha encontrado en un entierro vikingo en Noruega.


En cuanto al reciente hallazgo con ambas palabras tejidas en la ropa, el análisis de los materiales, las técnicas de tejido y los diseños sugieren el origen en Asia Central y Persa. La palabra “Ali” fue relativamente fácil de descifrar, pero Alá resultó más complicado, porque el bordado no era tan claro.

La razón de incluir ambas palabras sigue siendo una incógnita. Larsson cree que la presencia de los nombres en las prendas, siempre apareciendo juntas, indica que los vikingos no sólo comerciaban con el mundo musulmán, sino quizás también con costumbres e ideas de los entierros:

Presumiblemente, las costumbres funerarias de la Edad Vikinga fueron influenciadas por el Islam y la idea de una vida eterna en el Paraíso después de la muerte. Los bienes funerarios, como la ropa cosida de forma exquisita en telas exóticas, apenas reflejan la vida cotidiana del difunto, tan poco como el traje formal de nuestra época refleja nuestras propias vidas cotidianas.



En realidad, no es raro que las tumbas incluyan objetos y prendas de vestir tan opulentas y ricas como la familia pudiera permitirse. En cualquier caso, se necesitarán otros análisis para aprender más sobre ello. Los hallazgos se encuentran actualmente en la exhibición como parte de la exposición Viking Couture en el Museo Enköping.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Explicación a por qué la corona solar es más caliente que el interior




 Científicos han encontrado posible evidencia de una fuente de energía que podría ser responsable de calentar la corona del sol a temperaturas por encima de las del interior de la estrella.    

Uno de los problemas interesantes en la investigación espacial es explicar por qué la atmósfera del sol (su corona) es mucho más caliente que su superficie.    

El principal problema que se interpone en el camino de una respuesta es la falta de instrumentos adecuados para medir lo que ocurre en la superficie del Sol y su atmósfera.    

En este nuevo esfuerzo, publicado en Nature Astronomy, los investigadores de Estados Unidos, Japón y Suiza utilizaron datos del cohete FOXSI-2 (una carga útil del cohete que lleva siete telescopios diseñados para estudiar el sol) para probar una teoría que sugiere que el calor es inyectado en la atmósfera por múltiples explosiones minúsculas en la superficie del sol.    

Tales llamaradas son demasiado pequeñas para verse con la mayoría de los equipos de observación, por lo que la idea ha permanecido sólo como una teoría. Pero ahora, los nuevos datos ofrecen algunas pruebas que sugieren que la teoría es correcta.    

Para probar la teoría, los investigadores examinaron las emisiones de rayos X de la corona y encontraron algunas que eran muy energéticas. Esto es significativo, porque las llamaradas solares emiten rayos X. Pero el equipo estaba estudiando una parte del Sol que no tenía bengalas solares visibles que ocurrían en ese momento.    

Esto, por supuesto, sugirió otra fuente. El equipo de investigación sugiere que la única fuente probable es el plasma sobrecalentado que sólo pudo haber ocurrido debido a las nanollamaradas.   

 Los investigadores reconocen que sus hallazgos aún no resuelven el problema del calentamiento coronal, pero creen que podrían estar acercándose. Señalan que se necesita mucha más investigación. El año que viene, -señalan- se lanzará otro cohete de sondeo con un equipo aún más sensible que el utilizado en la última ronda, ofreciendo una mejor detección de débiles radiografías. Además, están en marcha planes para lanzar un satélite capaz de detectar nanollamaradas. Si las pruebas futuras pueden identificar claramente la fuente de los rayos X, el problema coronal puede ser pronto resuelto.

HTC registra el nombre de unas nuevas Vive



Por mucho que haya vendido la división de telefonía móvil a Google, HTC sigue trabajando en sus cosas, y parece que su meta más próxima es la de unas nuevas gafas de realidad virtual. Al menos es la última de las pistas que hemos podido descubrir, ya que tal y como apuntan en LetsGoDigital, la marca ha registrado el nombre de HTC Vive Eclipse en Nueva Zelanda, un nombre que llega acompañado de una descripción que reza: "un casco visor para realidad simulada por ordenador".



La solicitud de patente incluye infinidad de términos que describen perfectamente un casco de realidad virtual, pero lo interesante estaría en torno a su funcionamiento. Este modelo podría incluir un sistema de rastreo integrado que evitaría usar faros de posicionamiento como ocurre en la actual versión, unos accesorios que limitan bastante la experiencia en la mayoría de hogares.


Esperemos que la marca pueda arrojarnos algo de luz dentro de muy poco, ya que el sector de la realidad virtual necesita un soplo de aire fresco cuanto antes. ¿No crees?
Se ha producido un error en este gadget.